TESTIMONIOS

Volver a la lista

UN IDEÓLOGO DE LA INTEGRACIÓN

Enviar por correo electrónico

  • Ingreso inválido

    Separá cada destinatario (hasta 5) con punto y coma.
    Ej: nombre1@mail.com.ar;nombre2@mail.com.ar

  • Ingreso inválido

* Los campos "Destinatarios" y "Tu e-mail" son obligatorios.

La página se envió con éxito a braian@grupomono.com

Se consideraba a sí mismo un “tomista silvestre”, sin academia ni seminario. Efectivamente, fue un autodidacta, heredero de una generación montevideana donde, al decir del propio Methol, el “intelectual de café” era una figura alternativa al universitario. Habiendo cursado estudios en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, en los años cuarenta Methol ingresó como funcionario a la Administración Nacional de Puertos, de donde, siendo subgerente general, se retiraría tres décadas después a consecuencia del golpe de Estado de 1973. Un par de años más tarde trabajó como miembro del equipo teológico-pastoral del consejo Episcopal Latinoamericano, desempeñándose también como asesor del Pontificio Consejo para Laicos. A comienzos de los años noventa retomó su actividad laboral en Uruguay, como docente en historia de América Latina, contemporánea y mundial, para la Universidad Católica y en los cursos para diplomáticos del Instituto Artigas del Ministerio de Relaciones Exteriores del Uruguay[1]

Su biografía política recorrió un sinuoso camino. Comenzó con su admiración hacia Luis Alberto de Herrera (líder histórico del ala más conservadora del Partido Nacional) en los años cuarenta, paralela a la que sintió por Juan Domingo Perón, y terminó seis décadas después con su apoyo a la candidatura del candidato presidencial del Frente Amplio José Mujica, actual presidente de la República, de quien fue presentado como asesor meses antes de las elecciones de 2009. Entre ambos extremos temporales adhirió a la Liga Federal de Acción Ruralista de Benito Nardone en los años cincuenta, militó en la Unión Popular junto a Enrique Erro a comienzos de los sesenta, fue parte del equipo de asesores de Líber Seregni (candidato presidencial del Frente Amplio) en la campaña electoral de 1971, apoyó a Alberto Volonté (Partido Nacional) en las elecciones de 1994.

Su itinerario intelectual exhibe una constancia sorprendente, verificable en algunas preocupaciones persistentes que, como veremos a continuación, estuvieron presentes desde sus primeras publicaciones hasta las más recientes. Su obra intelectual se ha difundido por una miríada de canales, varios que podríamos llamar ‘alternativos’, algunos creados por el mismo. Methol. Escribió pocos libros, pero publicó una gran cantidad de artículos. Lamentablemente todavía no hay una verdadera recopilación del total de sus textos por lo que esta reseña se basa fundamentalmente en dos de sus libros, que sintetizan las bases de su pensamiento.

Uno de los primeros lugares donde volcó sus inquietudes intelectuales fue la revista Nexo, que fundó en 1955 con Washington Reyes Abadie, entre otros. El nombre de la publicación pretendía sintetizar la visión estratégica de Uruguay como nexo entre los componentes del eje Argentino-Brasilero, al que se consideraba como la clave para la integración latinoamericana. Los artículos de Methol difunden la perspectiva latinoamericanista y del llamado ‘revisionismo’ (Luis Alberto de Herrera, Jorge Abelardo Ramos). Sin embargo, no dejaba de ser crítico, señalando el error (en el caso de Ramos) de obviar a Brasil, y de mantener cierta “despreocupación filosófica”.[2]

El basar su pensamiento en sólidos pilares filosóficos fue algo constante en Methol. Una vertiente de su concepción ontológica se formó en torno al nacionalismo latinoamericanista, influenciado por el arielismo.[3] En este sentido vale resaltar que fue un asiduo colaborador de Cuadernos de Marcha, donde mantuvo una estrecha relación con Carlos Quijano y Arturo Ardao. Una segunda vertiente de su pensamiento estuvo constituida por el catolicismo, desde donde desarrolló una profunda crítica a los valores materialistas del utilitarismo, lo que se observa claramente en los trabajos que publicó en la revista Víspera. Methol encontró allí una vía de comprensión universal, de sí mismo y de su identidad latinoamericana.[4] Una tercera vertiente provenía de la geopolítica, que le dio un poderoso instrumento para canalizar sus inquietudes intelectuales. De la mano del geógrafo Alemán Federico Ratzel, Methol adquirió una perspectiva teórica del mundo ligada al determinismo de los llamados “estados continentales”.[5]

La influencia de la geopolítica se expresó particularmente en El Uruguay Como Problema, su obra más conocida.[6] El autor presentaba allí las bases del pensamiento de Herrera, que definía como “un gran conservador, que comprendió las claves del origen del Estado uruguayo y las condicionantes de su existencia soberana”. Methol supo aprender de “la realpolitik maquiavelista de Herrera”, una visión sobre el papel histórico del espacio geográfico ocupado por el Estado uruguayo. Identificaba así al problema básico del Uruguay, que es la creación misma de su estado. En la opinión de Methol, el Uruguay nació como un desmembramiento de la zona óptima de América del Sur, cuya siguiente operación fue la toma de las Malvinas y el control británico del estratégico pasaje interoceánico. De esta manera, el Uruguay no habría nacido como hijo de la frontera sino del mar, que era del imperio británico. Así fue que el Estado uruguayo pasó a constituir una especie de Gibraltar americano, que aseguraba la viabilidad del Río de la Plata. Methol aprendió de Herrera que el mantenimiento de esa posición había sido la clave para la existencia soberana del Estado uruguayo. Pero el Uruguay como problema reapareció cuando la nueva potencia (Estados Unidos) no generó las condiciones económicas para mantener al próspero modelo liberal uruguayo.

Con Herrera, Methol buscó entender al Uruguay en su contexto próximo, pero fue con Ratzel y la geopolítica que dio el salto hacia la comprensión sistémica, buscando un nuevo lugar en el mundo para Uruguay y Latinoamérica. El resumen de su pensamiento en este sentido lo encontramos en su último libro, dedicado al MERCOSUR, donde Methol nos introduce a las ideas del economista chileno Felipe Herrera.[7] Este fue clave para Methol ya que expresaba la convergencia del pensamiento latinoamericanista con las nuevas concepciones de la economía del desarrollo, difundidas desde la CEPAL y el Banco Interamericano de Desarrollo. Methol encuentra a Ratzel en Herrera, quien hablaba de la necesidad de un “Estado continental” que recompusiera la “nación desecha” latinoamericana; y presenta a Juan Domingo Perón como aquel que con su visión de unos Estados Unidos de Sudamérica más claramente había interpretado a Ratzel[8], no porque ello significara la negación de Latinoamérica, a la que seguía considerando la gran base nacional, sino porque Sudamérica era lo geopolíticamente posible dada las condicionantes impuestas por el interés estadounidense. Para Methol esa visión había comenzado a concretarse con la creación del MERCOSUR y la consolidación de Brasil como líder, en alianza con Argentina.[9]

En su búsqueda de comprensión de los procesos universales, Methol fue más allá Latinoamérica. Desde su modelo ratzeliano explica cómo las unidades del sistema mundial pasaron de ser las ciudades-Estado a ser los estados nacionales, como resultado del desarrollo del capitalismo en Gran Bretaña, el primer “Estado nacional industrial”. Si esta fue la gran novedad de comienzos del siglo XIX, a su término ya estaba prefigurada la próxima fase, con el surgimiento de Estados Unidos como primer “Estado continental industrial”. No hay en este planteo un determinismo latinoamericano, sino geográfico-económico, en un proceso en el que las unidad rectora del sistema mundial pasa de los estados nacionales, a los estados continentales.

Desde esta óptica, Methol critica el modelo propuesto por Samuel Huntington, que avizoraba un futuro dominado por civilizaciones dirigidas por ‘estados nucleares’. En ese modelo América Latina, al carecer de un estado nuclear, sería absorbida por la civilización occidental dirigida por EEUU. Methol consideraba que esta era una visión limitada del contexto sistémico posterior a la guerra fría, donde “sin la idea del Estado nación nada se entiende, pero tampoco se lo hace sólo con ella”.[10] El problema de Huntington radicaría en el desconocimiento de que “sólo los estados continentales podrán ser estados nucleares”. Aplicado a Latinoamérica, Methol planteaba que el liderazgo brasilero no es suficiente para crear una civilización latinoamericana. Esta solo sería posible si Brasil logra converger con sus vecinos en un “Estado continental sudamericano”.

El modelo de Methol no es original por el hecho de contener un determinismo; tampoco por adoptar un planteo de carácter sistémico a la realidad latinoamericana. Sí lo es por aportar al tema de la relación entre Estado, nación y desarrollo, una nueva perspectiva inspirada en bases filosóficas latinoamericanistas, combinadas con lo que llamó la “germanización filosófica” desde la geopolítica clásica.[11] Si bien esta se ha ligado a círculos militares o intereses imperiales, Methol reivindicaba una “geopolítica civil”, cuyo centro no sería la rivalidad entre estados sino la visión de la integración como condición de desarrollo y soberanía. En resumen, desde su perspectiva no habría desarrollo sin geopolítica y no habría una geopolítica soberana sin desarrollo. He aquí, quizás, su aporte más valioso.



[1] Por mayor información sobre su vida y obra véase la entrevista, publicada como libro, que le realizara el periodista italiano Alver Metalli: Alberto Methol Ferré, La América Latina del Siglo XXI (Buenos Aires: Edhasa, 2006).

 

[2] A. Methol Ferré, La Izquierda Nacional en la Argentina (Buenos Aires: Editorial Coyoacán, 1960), 28.

[3] A. Methol Ferré, “Del Arielismo al Mercosur”, en Leopoldo Zea y Hernán Taboada (compiladores), Arielismo y Globalización (México: Instituto Panamericano de Geografía e Historia, 2002)

[4] A. Methol Ferré, La Iglesia en la Historia de Latinoamérica: Desde la postguerra a nuestros días (Buenos Aires: Editorial Nexo, 1987); Las Corrientes Religiosas (Montevideo: Colección Nuestra Tierra 35, 1969).

[5] Andrés Rivarola Puntigliano, “El Nacionalismo Continentalista en Latinoamérica”, Anales Nueva Época 12 (2010)

[6] A. Methol Ferré, El Uruguay como problema en la Cuenca del Plata entre Argentina y Brasil (Montevideo: Editorial Diálogo, 1967). Edición argentina: Geopolítica de la Cuenca del Plata: El Uruguay como problema (Buenos Aires: A. Peña Lillo Editor, 1971). Reedición 2007 por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires disponible en <http://electroneubio.secyt.gov.ar/Alberto_Methol_Ferre-Uruguay_como_Problema.htm>.

 

[7] A. Methol Ferré, Los Estados continentales y el MERCOSUR (Buenos Aires: Ediciones Inst. Superior Dr. Arturo Jauretche, 2009).

[8] A. Methol Ferré, “Perón y la novedad de la alianza argentino-brasileña” (1ª y 2ª parte), Cuadernos de Marcha (diciembre 1995 y enero 1996). 

[9]  A. Methol Ferré, “MERCOSUR o Muerte”, Cuadernos de Marcha (julio-agosto 2001).

[10] A. Methol Ferré, Los Estados Continentales, 95.

 

[11] A. Methol Ferré, La América Latina, 163.

Volver a la lista

Buscador en el sitio

Indicando palabras claves el buscador ordenará el material contenido en el sitio según la frecuencia en la aparición de la misma.

ALBERTO METHOL FERRÉ

ALBERTO METHOL FERRÉ

Biografía

Colabore!

Sugerencias, consultas, comentarios, envío de material nuevo.

Ver más

Este sitio reúne la producción intelectual de Alberto Methol Ferré. El material está clasificado bajo los siguientes ítems: Libros, Artículos, Conferencias, Cuadernos, Seminarios, Prólogos, Entrevistas, Artículos sobre Methol Ferré. Todo el material está disponible gratuitamente. Quien disponga de material que no se encuentre presente en el sitio puede colaborar a completarlo enviándolo al e-mail de contacto.