TESTIMONIOS

Volver a la lista

RESEÑA DE D. GANDULFO SOBRE “LA AMÉRICA LATINA DEL SIGLO XXI”

Enviar por correo electrónico

  • Ingreso inválido

    Separá cada destinatario (hasta 5) con punto y coma.
    Ej: nombre1@mail.com.ar;nombre2@mail.com.ar

  • Ingreso inválido

* Los campos "Destinatarios" y "Tu e-mail" son obligatorios.

La página se envió con éxito a braian@grupomono.com

“El mundo cambió; América Latina no es la misma. El siglo XX se cerró con el colapso del comunismo, el XXI se ha abierto con el sello de una guerra al terrorismo que prefigura escenarios inéditos y que preanuncia un nuevo orden”.

De esta forma comienza la obra del sociólogo, teólogo e historiador uruguayo Alberto Methol Ferré y del periodista italiano Alver Metalli: una suerte de entrevista que aborda temáticas tales como la crisis de valores en los cimientos de las sociedades, los movimientos nacional-populares, la integración latinoamericana y la proyección global de la Iglesia.

Los autores definen al libro como “un mosaico temático de la América Latina contemporánea”. Entendiendo que el presente no se comprende con el mero análisis de la actualidad, realizan un recorrido “desde el hoy de América Latina a su pasado más reciente y más remoto, en un viaje hacia las fuentes de las que surgen los fenómenos que hoy vemos, para volver al presente llevando un mayor bagaje de hipótesis explicativas con las que de nuevo partir para indagar el futuro”.

En un interesante diálogo que dinamiza la lectura, analizan las causas de la crisis de las sociedades latinoamericanas. Partiendo de dos supuestos: con la aparición del ateísmo libertino el sujeto no goza de otros límites que el erigido por los de la propia voluntad; y consecuentemente, no existe capacidad de sacrificio. El profesor Methol Ferré arriba a la conclusión de que así nuestras sociedades latinoamericanas no sólo no mejorarán a nivel de convivencia civil, sino que no alcanzarán siquiera a progresar para desarrollarse.

Siguiendo esta línea de análisis, “con el suicidio del ateísmo mesiánico, al afirmarse el ateísmo libertino, se pierde la noción del 'otro' como sujeto, pasando a ser eminentemente instrumental”; siendo esto destructivo para cualquier sociedad, además de atentar contra el desarrollo de un pueblo, desmantelando las bases de una relación y de un trabajo humano.

En consecuencia, afirma que América Latina padece de una profunda “crisis de valores” en los cimientos de las sociedades, la cual, sumada a una “decadencia religiosa sin ninguna alternativa capaz de dar fundamento a la arquitectura y convivencia social”, requiere del surgimiento de una nueva forma de gerencia social basada en el respeto a la dignidad de las personas, sobre todo, de las más necesitadas.

Sin embargo, el punto central de este trabajo es la integración latinoamericana. El destacado profesor uruguayo rescata en primer lugar, el enorme legado de una generación que denomina “del 900”, que emprendió el camino de una perspectiva nacionalista a una visión latinoamericanista. De las “patrias chicas” a la “Patria Grande”. Una generación que formuló la necesidad de superar la fragmentación y lograr la unidad de América Latina, en sus propias palabras: pasando de ser los “estados desunidos del sur” a los “estados unidos del sur”.

Desde la etapa independentista, América Latina se concebía con historias nacionales, pero en la primera mitad del siglo XX, una generación de hombres, entre los que se destacan el uruguayo Rodó, el argentino Ugarte, el venezolano Blanco Bombona, el peruano García Calderón y el mexicano Pereira entre otros, produjo un conjunto de obras que pensaban a América Latina “unitariamente, superando y sintetizando las distintas historias nacionales”.

Quien no forma parte de un Estado-Continente “está condenado a la nada, dado que en la integración yace la única forma de participar en la globalización”. Esta idea encuentra sus raíces en el pensamiento del antropólogo alemán Federico Ratzel, es retomada por los hombres de la

“Generación del 900” y es hoy nuevamente recogida por aquellos que hacen hincapié en que América Latina debe proyectarse al mundo con una sola voz.

Methol Ferré examina luego el término “populismo”, al cual se opone, por considerar que no define bien el fenómeno y es inducido desde afuera. En su lugar prefiere la expresión “Nacional-Popular”, para diferenciarlo del populismo europeo, pues considera “un deber intelectual acuñar los términos desde dentro de la misma historia de América Latina”. Este fenómeno, iniciado en los años '30 con Haya de la Torre, Vargas, Cárdenas y Perón, pone en práctica las páginas escritas por la “Generación del 900” e inaugura la lucha conciente y la construcción de una sociedad industrial moderna en América Latina. Esta lucha, lejos de estar terminada, se encuentra hoy en una segunda etapa “integradora propiamente dicha y sin la cual no habría sociedad industrial en América del Sur, base de toda unidad política en América Latina”. La construcción de un Estado continental sería pues la segunda fase de la independencia de América del Sur.

Sin duda, esta tarea requiere de algo más que una mera integración económica, pues precisa de una profunda integración cultural que una los lazos de los estados latinoamericanos. Destaca el autor que hoy en las escuelas hay un pensamiento desfavorable a la integración, “una visión localista que exalta lo nacional sobre lo sudamericano y lo latinoamericano”.

Otro de los temas correctamente tratados es la proyección global de la Iglesia a partir del Concilio Vaticano II y de su asimilación en América Latina a través de la Populorum Progressio de PabloVI. “La Iglesia es intrínsicamente globalizadora, su vocación católica es global y tiende a la totalidad”, afirma Methol Ferré. La Iglesia, a través de Juan Pablo II, tomó la iniciativa de realizar el primer Sínodo de América que ha unido a la Iglesia en un diálogo pastoral, que ya no abarca sólo América Latina y el Caribe, como aconteció en Medellín, Puebla y Santo Domingo, sino que se extiende a toda América, desde Alaska hasta Ushuaia.

En relación a la desigualdad en las sociedades latinoamericanas, el intelectual uruguayo afirma que la misma se superará con la “elevación de los pobres en su capacidad de trabajo y cultura”. En una sociedad donde prima el consumo sobre el trabajo, “la Iglesia debe acentuar el valor del trabajo frente a la desvalorización que lleva a cabo el ateísmo libertino”. En su propia visión, la Iglesia no repudia al mercado, sino que “rechaza el imperio absoluto del mercado, debiendo ser regulado para realizar el mayor bien común ciudadano”.

Retomando la cuestión de la integración, el entrevistado afirma que “integrarse, es para la Iglesia un acto de sensatez pastoral; con estados separados no habrá desarrollo seguro ni lucha eficaz contra la pobreza”.

Alver Metalli cierra su entrevista con “unas veloces anotaciones biográficas mezcladas con un puñado de perlas anecdóticas” del profesor Alberto Methol Ferré, que nos permiten comprender un poco más el origen de sus ideas y su pensamiento.

Si bien en cierto pasaje se ofrece el libro a la consideración de “quienes tengan cierta responsabilidad histórica, en la Iglesia, en las Instituciones civiles y en la Universidad”, creemos que es una obra de lectura obligatoria para aquellos que creen en una América Latina unida, nutrida de observaciones muy bien fundadas de la realidad latinoamericana y de un pensamiento crítico difícil de hallar en estos tiempos.

Volver a la lista

Buscador en el sitio

Indicando palabras claves el buscador ordenará el material contenido en el sitio según la frecuencia en la aparición de la misma.

ALBERTO METHOL FERRÉ

ALBERTO METHOL FERRÉ

Biografía

Colabore!

Sugerencias, consultas, comentarios, envío de material nuevo.

Ver más

Este sitio reúne la producción intelectual de Alberto Methol Ferré. El material está clasificado bajo los siguientes ítems: Libros, Artículos, Conferencias, Cuadernos, Seminarios, Prólogos, Entrevistas, Artículos sobre Methol Ferré. Todo el material está disponible gratuitamente. Quien disponga de material que no se encuentre presente en el sitio puede colaborar a completarlo enviándolo al e-mail de contacto.